Frailes Carmelitas Descalzos en Ecuador

Sin categoría

Profesión simple de Christian Fernando Macas Cuenca, novicio ecuatoriano en formación. Colombia, viernes 28 de diciembre de 2018.

 

 

 

 

 

Publicación editada por la Orden de Carmelitas Descalzos
Provincia de Colombia

Revista de divulgación de la espiritualidad carmelitana enmarcada en las enseñanzas de nuestros diversos místicos carmelitas - santa Teresa de Jesús, san Juan de la Cruz, santa Teresita del Niño Jesús, santa Isabel de la Trinidad... Textos de actualidad y temas de reflexión fundamentales para el crecimiento y discernimiento espiritual.

Suscripción anual - USD 25,00 (3 números)
Números sueltos -  USD 10,00

Para sucribirse decargue el cupón de suscripción (aquí), imprimalo, llene todos los datos solicitados y hágalo llegar al Instituto de Espiritualidad adjuntando copia del depósito o transferencia bancaria.

En caso de buscar números sueltos, puede dirigirse al Instituto de Espiritualidad Santa Teresa del Niño Jesús.

más información:

Instituto de Espiritualidad Santa Teresa del Niño Jesús
Robles entre 9 de Octubre y Amazonas (Iglesia de Santa Teresita)
cel - WhatsApp: 09 836 14 548
correo. Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
Tfno: (02) 2230502 ext 103
Quito - Ecuador

 

Revista No. 185 (enero - abril 2019) ed. Ecuador (tema central)

Contenido

Editorial

Ante una agreste realidad, una intrusa e indómita santidad,
P. José Raúl Ramírez Valencia

Discernimiento teresiano
P. Jorge Mario Naranjo Mejía ocd

La santidad no es difícil
Consuelo Vélez

La santidad, el disfrute de Dios
Raúl Villamizar Carrasco

Interioridad en la ciudad
Dayana Gómez

El alma es una forma de cielo
P. Liomer Vásquez ocd

En el corazón de las ciudades de Dios
P. José Arcesio Escobar Escobar ocd

Nuestra Señora del Carmen en Monticelo
Jorge Ignacio Guerra Acevedo

Creo
Tita Llano

 

Revista No. 183 (noviembre 2017 - enero 2018)

 

Contenido

Editorial

Paz, reconciliación y perdón en Colombia,
P. Mauricio García D. sj

Teresa de Jesús y el arte de perdonar,
P. Milton Moulthon A. ocd

Diálogos del perdón,
P. Wilson Ossa B. ocd

Reconciliación con la creación,
José Raúl Suárez Alfonso

Dirección espiritual en Santa Teresa de Jesús (parte 3),
P. William F. Bustamante T. ocd

Buscando a Hagen,
Claudia Victoria Llano (Tita)

 

 

Revista 166 (enero - abril 2012)

 

Contenido

Editorial,

P. Jorge Mario Naranjo Mejía ocd

Atrévete a caminar descalzo,
Piedad Correa

Un camino de esperanza,
P. Andrés Jaramillo Arbeláez ocd

Escuela de Espiritualidad Edith Stein: un lugar para llenarse de Dios,
Claudia Rojas A.

El Real Monasterio de Santafe de Bogotá,
P. Rafael Mejía Maya ocd

La viña jugosa del Carmelo,
P. Carlos Alberto Henao Jaramillo ocd

Recomendados: libros / películas / música

 

 

Revista 165 (julio - septiembre 2011)

Contenido

Editorial,

P. Jorge Mario Naranjo Mejía ocd

El sacerdote un orfebre humano,
Hernando Uribe Carvajal ocd

Aún descalzos, 500 años después,
Tita Llano

Un museo de la belleza de Dios,
P. Carlos Alberto Henao Jaramillo ocd

El centenario de la Orden en Colombia,
P. Rafael Mejía Maya ocd

Recomendados: libros / películas / música

 
 
 
 
 

Lunes, 17 de diciembre

“Genealogía de Jesucristo, hijo de David, hijo de Abrahán.  Abrahán engendró a Isaac, Isaac a Jacob, Jacob a Judá y a sus hermanos.  Judá engendró, de Tamar, a Farés y a Zará…Salmón engendró, de Rahab, a Booz; Booz engendró, de Rut, a Obed; Obed a Jesé, Jesé engendró a David, el rey.  David, de la mujer de Urías, engendró a Salomón… Después del destierro de Babilonia, Jeconías engendró a Salatie… Jacob engendró a José, el esposo de María, de la cual nació Jesús, llamado Cristo” (Mateo 1, 1-17). 

El evangelista Mateo en la genealogía de Jesús nombra a cuatro mujeres en situación irregular.  “Cristo entró en la raza humana tal y como la raza humana es, puso un pórtico de pureza total en el penúltimo escalón -su madre Inmaculada- pero aceptó, en todo el resto de su progenie, la realidad humana total que él venía a salvar.  Dios, que escribe con líneas torcidas entró por caminos torcidos, por los caminos que-¡ay!- son los de la humanidad” (J.L.  Martín-Descalzo).  Dios deseoso de comunicarse, se hace humanidad y acampa en la tierra de los hombres.  Por la encarnación, también tu tierra lleva dentro una semilla de amor.  Déjala crecer. 

Me asombra, Señor, tu modo de entrar en la Historia de la Humanidad.  Tus caminos de salvación son inefables.  En silencio me dejo alcanzar por tu gracia.  Que tu vida en mí sea un don para todos. 

 

Martes, 18 de diciembre

“María, su madre, estaba desposada con José y, antes de vivir juntos, resultó que ella esperaba un hijo por obra del Espíritu Santo.  José, su esposo, que era justo y no quería denunciarla, decidió repudiarla en secreto.  Pero, apenas había tomado esta resolución, se le apareció en sueños un ángel del Señor que le dijo: José, hijo de David, no tengas reparo en llevarte a María, tu mujer, porque la criatura que hay en ella viene del Espíritu Santo.  Dará a luz un hijo, y tú le pondrás por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de los pecados…«Mirad: la Virgen concebirá y dará a luz un hijo y le pondrá por nombre Enmanuel, que significa "Dios-con-nosotros" (Mateo 1, 18-24). 

Cuando José se despertó, hizo lo que le había mandado el ángel del Señor y se llevó a casa a su mujer.  María dejó que Dios entrara en el tejido de su vida y el Espíritu alumbró en ella posibilidades nuevas.  El Espíritu Santo es el gran artífice de la Historia de la Salvación y de lo nuevo en ti. 

Espíritu Santo, recrea mi vida, ensancha mi capacidad de amar, ayúdame a vivir abierta a los acontecimientos de gracia que cada día me regala la vida. 

 

Miércoles, 19 de diciembre

“Y se le apareció el ángel del Señor… le dijo: No temas, Zacarías, porque tu ruego ha sido escuchado: tu mujer Isabel te dará un hijo, y le pondrás por nombre Juan.  Te llenarás de alegría, y muchos se alegrarán de su nacimiento.  Pues será grande a los ojos del Señor...  Zacarías replicó al ángel: ¿Cómo estaré seguro de eso? Porque yo soy viejo, y mi mujer es de edad avanzada… Al cumplirse los días de su servicio en el templo volvió a casa.  Días después concibió Isabel, su mujer, y estuvo sin salir cinco meses, diciendo: Así me ha tratado el Señor cuando se ha dignado quitar mi afrenta ante los hombres” (Lucas 1, 5-25). 

Zacarías es un orante persistente.  Día tras día pide un hijo a Dios.  Hasta que un día Dios le ensancha el espacio de su tienda, rompe sus límites, y ahí, el marido de Isabel, se detiene y no entiende.  La respuesta de Dios enmudece su mente y le abre al Misterio. 

Señor, me abro confiado/a a tu gracia, siempre me sorprendes y desbordas. 

 

Jueves, 20 de diciembre

«Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo».  «No temas, María, porque has encontrado gracia ante Dios.  Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús.  «El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y la fuerza del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el Santo que va a nacer será llamado Hijo de Dios.  “porque para Dios nada hay imposible”».  «He aquí la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra» (Lc 1,26-38).

Cuando se cumplió el tiempo Dios nos envió a su Hijo nacido de mujer (Gál 4,4).  Y como necesitó entonces de la colaboración de María, hoy necesita de la nuestra.  María acoge con fe la revelación del Ángel del Señor.  Deja todo en sus manos.  Aceptar los planes de Dios no nos ahorrará oscuridades, temores, complicaciones.  Pero confiamos en el poder del Altísimo, que transforma nuestra pequeñez en un río de gracia compartida.  De nuestro sí depende la comunicación de la vida de Dios en otros.  El amor entre Dios y el hombre es siempre fecundo.  Insospechada y misteriosamente fecundo.  Dios aguarda tu sí. 

Orar es abrir la vida a la Palabra y dejar que brote el manantial en nuestro corazón, es “regalar al desierto y a la estepa con la flor, sembrar una florecilla callada a la vera del camino” (Emilio Mazariegos). 

 

Viernes, 21 de diciembre

“María se puso en camino y fue aprisa a la montaña, a un pueblo de Judá; entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel.  En cuanto Isabel oyó el saludo de María, saltó la criatura en su vientre.  Se llenó Isabel del Espíritu Santo y dijo a voz en grito:¡Bendita tú entre las mujeres, y bendito el fruto de tu vientre! ¿Quién soy yo para que me visite la madre de mi Señor? En cuanto tu saludo llegó a mis oídos, la criatura saltó de alegría en mi vientre.  Dichosa tú, que has creído, porque lo que te ha dicho el Señor se cumplirá” (Lucas 1, 39-45). 

El Misterio que inunda y sobrecoge a María no la cierra en sí misma sino que la pone en camino hacia otra mujer, también sorprendida y fecunda de vida.  El saludo entre ellas enciende el gozo del Espíritu.  La alegría salta a borbotones.  ¡Todo es Gracia! ¡La fe se ilumina y la Promesa se expande!

En silencio amoroso escucho tu saludo María, en silencio confiado percibo el Misterio que todo lo inunda, en silencio sonoro disfruto de la Presencia del Dios con nosotros.  En medio del silencio sigo tus huellas que me llevan a los hermanos/as. 

 

Sábado, 22 de diciembre

“Proclama mi alma la grandeza del Señor, se alegra mi espíritu en Dios, mi salvador… El Poderoso ha hecho obras grandes por mí: su nombre es santo, y su misericordia llega a sus fieles de generación en generación.  Él hace proezas con su brazo: dispersa a los soberbios de corazón, derriba del trono a los poderosos y enaltece a los humildes, a los hambrientos los colma de bienes y a los ricos los despide vacíos.  Auxilia a Israel, su siervo, acordándose de la misericordia, como lo había prometido a nuestros padres en favor de Abrahán y su descendencia por siempre” (Lucas 1, 46-56). 

A María, la mujer de ojos nuevos, le brota la alabanza, la alegría, la gratitud ante el obrar sin medida de Dios.  Sus palabras orantes reflejan el Rostro de un Dios humano, metido en la historia de la Humanidad, siempre al lado de los pobres."Si quitásemos la pobreza del Evangelio, no se entendería nada del mensaje de Jesús" (Papa Francisco).

A las puertas de la Navidad, reconoce las maravillas que Dios hace en ti.  Deja que esta experiencia de Dios inunde tus raíces creyentes.

Ponme en paz, Señor, para que broten en mi corazón las músicas que te alaben y bendigan.  Ponme en camino hacia CARITAS para celebrar con muchos la Navidad.

 

1ra semana de Adviento

2da semana de Adviento

 

Fuente: www.cipecar.org

lunes, 10 de diciembre

“Un día estaba Jesús enseñando…  Y el poder del Señor lo impulsaba a curar.  Llegaron unos hombres que traían en una camilla a un paralítico…  Lo descolgaron con la camilla hasta el centro, delante de Jesús…  Para que veáis que el Hijo del hombre tiene poder en la tierra para perdonar pecados - dijo al paralítico-: A ti te lo digo, ponte en pie, toma tu camilla y vete a tu casa” (Lucas 5, 17-26).

Nos admira la compasión de Jesús, su energía sanadora y su mirada penetrante que va más allá de las apariencias externas.  Su amor libera de tantas ataduras físicas, psíquicas, morales que nos imponemos nosotros o nos encontramos en el contexto en el que vivimos.  Mirar a Jesús nos llena de confianza y comunica libertad y vida para amar. 

En tus labios se derrama la gracia.  En medio de mis noches, Tú actúas silenciosamente en mi corazón.

 

martes, 11 de diciembre

“Vuestro Padre del cielo no quiere que se pierda ni uno de estos pequeños” (Mt 18,14)

Dios está siempre saliendo hacia los pequeños de la tierra.  Los alcanza a base de gracia.  “Si el alma busca a Dios, mucho más la busca su Amado a ella” (San Juan de la Cruz).  Si quieres participar en la experiencia misionera de la Trinidad, ofrece a los más pequeños lo mejor de tu corazón. 

Me buscas, Padre.  ¿Qué haré yo para acoger tu abrazo? ¿Qué para responder a tus besos?

 

miércoles, 12 de diciembre

“Venid a mi todos los que estáis cansados y agobiados, y yo os aliviaré.  Cargad con mi yugo y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón, y encontraréis vuestro descanso.  Porque mi yugo es llevadero y mi carga ligera” (Mateo 11,28-30)

¿Quién se atreve hoy a decir estas palabras de Jesús? ¿Quién tiene tanta gratuidad en su interior como para acoger el cansancio y el agobio y responder con la ternura que alivia? ¿Quién está dispuesto a unir a otros sus manos y su voz para formar una red solidaria que proclame desde las orillas de la tierra estas palabras de Jesús?

Voy a ti, Señor Jesús, con mis hermanos/as, que sufren el cansancio, la desesperación el sin sentido de la vida.  Descansa nuestro afligido corazón. 

 

jueves, 13 de diciembre

“Dijo Jesús a la gente: Os aseguro que no ha nacido de mujer uno más grande que Juan, el Bautista; aunque el más pequeño en el reino de los cielos es más grande que él.  Desde los días de Juan, el Bautista, hasta ahora se hace violencia contra el reino de Dios, y gente violenta quiere arrebatárselo… El que tenga oídos que escuche” (Mateo 11,11-15).

Dios es gratuito.  ¿Será por eso que cuesta tanto entenderlo? Intenta vivir hoy gratuitamente y serás la cara humana de Dios, serás el pobre que ama a los pobres.  Acoge la Palabra aunque tu mente no la entienda.  Déjala reposar en tu interior. 

Si acepto tu mirada me dejas vestido de tu gracia.  Si acojo tu amor me brota la alabanza en los adentros.

 

viernes, 14 de diciembre

San Juan de la Cruz

“Dijo Jesús a la gente: ¿A quién se parece esta generación?...  Vino Juan, que ni comía ni bebía, y dicen: Tiene un demonio.  Vino el Hijo del hombre, que come y bebe, y dicen: Ahí tenéis a un comilón y borracho, amigo de publicanos y pecadores.  Pero los hechos dan razón a la sabiduría de Dios” (Mateo 11, 16-19).

¡Qué triste y duro reproche el de Jesús! ¡Cómo nos cuesta percibir el rostro de Dios humano, cercano, caminando a nuestro lado, vivo en tantos rostros desfigurados! La sabiduría de Dios desborda nuestro entendimiento.  Sólo los pobres y humildes la ven. 

Algún día vendrás, Espíritu del gozo, como viento fuerte, me pondrás en mi sitio y yo danzaré para ti con los pobres de la tierra.  “El alma que anda en amor ni cansa ni se cansa” (San Juan de la Cruz).

 

sábado, 15 de diciembre

"Cuando bajaban de la montaña, los discípulos preguntaron a Jesús:¿Por qué dicen los escribas que primero tiene que venir Elías? Él les contestó: Elías vendrá y lo renovará todo.  Pero os digo que Elías ya ha venido, y no lo reconocieron, sino que lo trataron a su antojo.  Así también el Hijo del hombre va a padecer a manos de ellos.  Entonces entendieron los discípulos que se refería a Juan, el Bautista” (Mateo 17, 10-13).

Qué dolor cuando un ser humano es pisoteado, orillado, violentado, ninguneado? ¡Qué oscuridad, del hombre y de Dios! Aporta tu granito de arena en alguna de las mil tareas que el Espíritu hace surgir cada día a favor de la dignidad del ser humano.

¡Qué abajo te colocas para levantar a los abajados! ¡Qué grande es tu amor, Señor! ¡Qué novedad y verdad aportas a la vida!

 

1ra Semana de Adviento 2018

3ra Semana de Adviento 2018

 

Fuente: www.cipecar.org